8 marzo, 2020

Irreversible

Hoy, regreso de nuevo al eslabón del que creí haber escapado.

Tuve suerte, de continuar con vida a pesar de estar muy cerca de mi último fragmento de color, el ruido es lo único que logra ahuyentar las voces de mi interior, y no, no es la locura.

Aquellas que esperan con ansias a devorarme los sentidos, mi fuerza de voluntad se acaba, ya no se puede continuar una lucha que está irremediablemente perdida.

En la escena veo caer una hoja seca al suelo, un premio que no puedo merecer. Y ahora que lo pienso, creo que de verdad todos los seres humanos quedamos atrapados en algún momento en escenas asi, solo que lo llamamos por otro nombre.

Pero entonces me di cuenta, de que las hojas no caen, se sueltan, se desprenden en otoño con el viento crudo, cuando es muy fuerte y oleando desde el este.

Cito:

Sólo las hojas que se resisten, que niegan lo obvio, que se apegan, tendrán que ser arrancadas por un viento mucho más agresivo e impetuoso. – Jose Maria Toro

Gandhi dijo: «Todo lo que hagas en la vida será insignificante, pero es muy importante que lo hagas porque nadie más lo hará.

Así que hazlo, desprendete, liberate de las ramas, porque a llegado tu otoño, donde soltarse será el mejor acto de amor que hayas hecho por ti.

 

Frappe de Caramelo

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El contenido de Queridos Extraños tiene derechos de autor 😅