16 septiembre, 2020

Carpe Diem

Estas son las cosas que lamentamos; una endodoncia, el café derramado en la camisa, tomar el bus lleno de gente por las mañanas de camino al trabajo, la discusión con un mejor amigo por cosas insignificantes, los zapatos llenos de lodo, y cuando sucede algo realmente terrible, le suplicamos a un Dios en el que no creemos, que nos devuelva estos pequeños horrores, y se lleve lo terrible, ahora todo parece insignificante, y nos damos cuenta, que esos eran casi los mejores momentos de nuestras vidas.

Son inmensurables las veces en las que escuchamos decir: “Disfruta los pequeños momentos” “Disfruta a tus padres ahora que los tienes”, “Disfruta de tus amigos”, “Disfruta de la vida, estás sano”.

Pensamos con un trozo de carne, y somos seres humanos que estamos en constante cambio.

A veces necesitamos pasar por esto, para comprender, y llega un momento en la vida en el que nos damos cuenta que tenemos más ayeres que mañanas, y cuando tenemos la oportunidad de hacer algo, para cambiar la perspectiva de las cosas, peleamos como un tigre, solo porque sentimos que eso nos mantendrá a flote.

En ocasiones, no disfrutamos realmente nuestro presente, hasta que te dicen malas noticias, de esas enfermedades que no se curan tan fácilmente, de esas cosas que te hacen odiarte a vos mismo por no saber valorar ese tiempo, empezamos a hacer una auditoría interna de nuestras vidas, y solo hasta ese momento, nos preguntaremos si valió la pena dejar de reír, por tratar de limpiar ese café derramado, en la camisa manchada.

Somos un pedazo de carne corrugado que busca como ser feliz, sin darse cuenta de que ya lo somos, en ocasiones tiene que pasar algo que esté fuera de nuestro control, para cambiar profundamente, para verificar si lo estamos haciendo bien, o para darnos cuenta de donde estamos, y hacia dónde queremos ir, llegamos a comprender que tenemos que disfrutar el camino, y tal vez sentiremos que no nos lleva a ninguna parte por el momento, pero nos permite mirar a los costados y ver las cosas desde una perspectiva diferente, porque es la única forma de crecer.

 

Frappe de caramelo

You may also like...

1 Response

  1. Grace dice:

    “Si pensamos con la cabeza y escuchamos a nuestro corazón es probable que veamos que decidimos bien evitando el peor de los remordimientos que es: haber dejado pasar algo maravilloso”

    -Arizona Robins.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El contenido de Queridos Extraños tiene derechos de autor 😅