11 septiembre, 2021

Prólogo

¿Cómo se puede seguir adelante con tanta incertidumbre? Es tan difícil no pensar en la ironía de las cosas, en la “supuesta libertad” que creemos tener, pero al ver a nuestro alrededor lo único que vemos son lazos oscuros envueltos de tristeza y soledad.

 ¿Cómo no preocuparnos por algo que no podemos manejar? ¿Acaso falta algo más por pasar?

Despertar y levantarte con la incertidumbre de que pasará el día de hoy, que sucederá mañana ¿Estará mi familia bien? ¿O en algún momento tendré malas noticias? Días de tensión emocional, frustración, depresión y desesperación.

Vivir así, es sobrevivir en agonía y desequilibrio emocional ¿Pero que podemos hacer? ¿Qué nos queda?

Nos quedan ya poquísimas energías y pensamientos positivos para nosotros mismos, que darle ánimos a alguien más resulta ser un acto de valentía y bondad.

Tanto es el suspenso de todo esto, que parece un thriller de miedo, donde los personajes principales de tu vida empiezan a desaparecer, y a perderse. Pasamos del llanto a la risa en cuestión de segundos ¡Es frustrante!

Sincronizar tu corazón, con tu razón, sintiendo el hielo frio del porvenir, susurrando el silencio de tus anhelos, conspirando el futuro en un adiós.

Será contraproducente que les diga esto sin sentir miedo, pero es necesario continuar, seguir adelante, está bien tener miedo, pero seguir siendo fuertes, porque todo esto; también pasará. Tengamos la fe de que pronto las hojas de este libro de terror serán libres, y volaran hacia un pasado que jamás regresará.

«La Fe es algo muy poderoso, y ante toda circunstancia, hay algo más, algo que puede cambiar pronósticos y hacer que un momento de mucha oscuridad se convierta en un buen día soleado.»

Viéndolo desde otro punto de vista, tener pensamientos positivos no significa que no queremos ver la realidad o ignoremos las situaciones menos agradables de la vida, el pensamiento positivo solo significa que enfrentamos lo desagradable de una manera más positiva y un poco más productiva, y eso comienza a través de un dialogo interno positivo con nosotros mismos.

Aprendamos a detener el diálogo interno negativo para reducir el estrés y la ansiedad, y así poder vivir un día a la vez. Debemos y tenemos que seguir soñando, anhelando, esperando que un día las cosas mejoren, que volvamos a ver los atardeceres llenos de esperanza en cada puesta de sol.

Frappe de Caramelo

“Dame señor la perseverancia de las olas del mar, que hacen que cada retroceso sea un nuevo punto de partida”.

 – Gabriela Mistral

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El contenido de Queridos Extraños tiene derechos de autor 😅