2 octubre, 2020

A corazón abierto (II Parte)

El cuerpo no conoce la diferencia entre nervios, emoción, pánico y duda, comienzo y final.

Después de reaccionar ante mi coma visual y auditiva, empecé a preguntarle a los médicos cuál era el siguiente paso, por alguna extraña razón, recuerdo pasar viendo el extractor del aire acondicionado de la habitación, y es que el extractor daba vueltas, vueltas y vueltas que me mantenían sumergida en los supuestos planes que tenía los próximos meses. Pero, a decir verdad, justo en ese momento, ya no tenía ni uno, no estaba seguro sobre lo que haría después al salir de ahí, probablemente saltar con paracaídas en caída libre de un avión.

Pero de lo que si estaba segura, era de querer llorar y gritar, gritar fuerte. Recuerdo que el médico miraba a mi mamá con mucho lamento, y ella no lloraba, solo me miraba y le consultaba al Dr. si estaba seguro de lo que decía, yo en cambio; no paraba de ver el extractor, realmente sentía que todo me daba vueltas, empecé a decirme a mí mismo que no había sido lo suficientemente feliz como para que acabara hasta aquí.

Y fue entonces donde volví al principio, y en situaciones así a veces hasta empezamos a rogarle a alguien en el que realmente no creemos, para sentirnos con esperanza.

Sorprendentemente no lo hice, no pedí nada, solo, deje que mi mente diera vueltas, y cuando por fin salimos del hospital, me decidí a seguir siendo yo, porque sentí que en ese momento necesitaba más de mí, necesitaba saber si realmente estoy hecha para superar las pruebas de fuego que aparecen de la nada, necesitaba ver lo que todos dicen que ven en mí; y aunque estoy consciente de que no es fácil terminar de conocerse así mismo, lo seguiré intentando.

Porque al final de todo, lo único que será imposible de borrar es la huella que dejas, y sonreír frente a todo huracán es el gesto más grande que puedes hacer por ti.

 

Frappe de Caramelo

 

 

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El contenido de Queridos Extraños tiene derechos de autor 😅